Archivo de la etiqueta: revolución francesa

España a la francesa

Me he cegado con meterme con nosotros mismos. Seguro que a muchos no les gusta que mi blog hable en ocasiones con desprecio de los españoles pero es que no puedo evitarlo. Pero, no creaís, yo soy también víctima de mis ataques orales. Soy una españolita más, con los vicios y defectos con los que se nace en esta sociedad. Te revelas, pero casi siempre de boquilla. Los que criticamos, en muchos casos, al analizarnos en detalle, vemos que nos sale la vena.

Bueno, a lo que iba. Que tampoco lo siento, sí, mi intención es que se ofendan los que se sientan ofendidos. Ni más, ni menos.

Hace una semana, bueno, el 2 de mayo, celebramos los 200 años del levantamiento del pueblo español en la Guerra de la Independencia. Y ese es el tema. Yo no tengo nada que celebrar. Para mi es una equivocación mayor del pueblo español. Tranquilos, ¡que nadie me muerda! Voy a argumentarlo con mis razones, y a quien no le gusten, pues que se rasque.

La revolución francesa fue un punto y aparte en la historia del mundo. Gracias a la revolución, el Estado, el Gobierno y la sociedad mundial son los que son. Hay que reconocer que fue violenta, pero toda revolución lo es. Y en aquel tiempo, se demostró que era la única forma de avanzar.

Pocos eran los españoles afrancesados, pero los que lo eran tenían sus motivos. Superar al maldito absolutismo, o aquello que se llama «despotismo ilustrado», era imprescindible para el crecimiento del ser humano en sociedad, con todo lo positivo y negativo que eso podía traer. España tenía que haberse unido al movimiento francés. Pero nunca hemos sido un pueblo valiente aunque nos vendan lo contrario. ¿Quien se iba a atrever a cuestionar a Carlos IV y a Fernando VII? Nadie. El pueblo se sentía protegido, el analfabetismo era tal que pocos eran los capaces de hacer análisis críticos. Ojala los liberales de «La Pepa» hubiesen sido afrancesados, hubiesen defendido la separación de poderes. Puede que España no se pareciera en nada a la actual, que viviesemos en una República y tuvieramos muchas más conciencia política y social.

Lo impuesto no gusta, y eso pasó. Le costó entenderlo a Aznar, y le cuesta entenderlo a muchos otros. Los sistemas políticos buenos sólo funcionan si la sociedad en la que se van a implantar los desea. ¿cómo pudo el señorito defender la Guerra de Irak y no defender la invasión de Napoleón? Se contradice, ¿verdad?

No digo que José Botella tuviera que haber gobernado España, no digo que nos invadieran. No es esa la filosofía de este post. La idea es que los españoles tenían que haber apoyado a la revolución francesa, tenían que haberse enfrentado al sistema.

Miro Francia y siento cierta envidia. Miro su sistema social, mucho mejor que el nuestro aunque nos duela, miro su sensibilidad política y su capacidad de movilización (todos sabemos que en Francia un colectivo convoca una huelga, y Francia se paraliza) y siento una envidia profunda. Es verdad que no es un país idílico pero su avance como sociedad ha sido más positivo que el nuestro. Les llevamos años de retraso y siendo vecinos no hemos seguido un camino paralelo por nuestro caracter. Españoles ante todo, aunque sea para mal.

Es verdad que Napoleón era un loco desquiciado pero a Francia no le ha ido nada mal. Quizá nuestra historia y nuestro futuro hubiesen sido tan diferentes si ese 2 de mayo el pueblo hubiese sido afrancesado y Fernando VII hubiese huido para no volver. No puedo entender que fuera «el deseado», ahí está nuestro fracaso.

En la España afrancesada que imagino, el paro no se habría ido al garete por su abuso, los sueldos serían más altos, también las pensiones de jubilación, la gente no compraría casas, las alquilaría y no nos preocuparía una crisis inmobiliaria, el salario mínimo superaría hoy los mil euros y nuestra seguridad social sería idolatrada por muchos.

No digo, que sean perfectos. Tienen a la derecha en el poder, un presidente cuestionable, revoluciones de inmigrantes, sí, pero aún así tenemos que envidiarles.

Estoy segura que esto lo imagino, sólo porque no pasó. La condición humana es quejarse y compararse, si tuvieramos una historia y un presente paralelos a los de Francia, seguro que me comparaba con mi idealizada Suecia, el país con mejor sistema del bienestar del mundo.

La historia es la que es y quizá debíamos seguir el camino que seguimos, pero dejarme el derecho al pataleo y que no celebre el 200 aniversario del 2 de mayo.

Anuncio publicitario