Archivo de la categoría: globalización

Haití, protagonista hoy, pero mañana ¿qué?

Hoy, una vez más, los efectos de un desastre natural se han unido a los efectos de la globalización para deshacer la vida de miles de personas.

Haití, un país con una historia plagada de dictaduras, corrupción, pobreza y revueltas ha sido sacudida por un terremoto.

Un país mutilado, con gobiernos fallidos y en los últimos puestos de la lista de los países pobres del planeta sufre un terremoto y el mundo observa durante dos días cómo han perdido lo poco que tenían.

Durante una semana todos sabremos donde está Haití, cual es su capital, sabremos cómo era y como ha quedado  el Palacio presidencial, o su Catedral.

Pero, luego lo olvidaremos cómo hemos olvidado la capital de Indonesia, cuál era su principal edificio o cómo se llamaban las playas más afectadas del tsunami de hace unos años.

Son las dos caras de la globalización, lo bueno o lo malo.

Gracias a la globalización, en unas horas los países con recursos ya habían comenzado a actuar. Pero no sólo los Gobiernos, los ciudadanos conocían lo sucedido, podían poner su granito de arena, ya sea destinando recursos o desde organizaciones de ayuda. Al mediodía ya había ONG’s y bomberos volando hacia el país caribeño.

Pero es la globalización, sus efectos brutales del libre comercio, de movimiento de capitales y empresas pero no de trabajadores, la que ha convertido un terremoto en un arma de destrucción masiva para todo un país.

Sólo es una reflexión. Así de triste pero dentro de un mes, Haití será olvidado, muchos ni se acordarán de que un día fue noticia.

Los debates sobre la globalización son muchos, pero deben ir unidos sobre la responsabilidad del ser humano y su conciencia.

¿A nadie le remueve su conciencia?

Obama ¿Premio Nobel de la Paz?

Este mundo se está volviendo loco. Ayer me desperté con el notición: Obama, Premio Nobel de la Paz.

Creo que todo se desborda, que todo es una falacia y que la campaña de marketing de Obama debería de ser seguida por toda aquella empresa que quiera un éxito asegurado.

Yo fui de las que apoyó a Obama. Me gustaba, consideraba que era un buen cambio (aunque bueno, creo que cualquier sustituto de Bush hubiese sido bueno) aunque para no engañarnos siempre pensé que era el mismo perro pero con diferente collar, uno más bonito y más simpático.

Porque Obama habla, es un diplomático cojonudo. Promete y promete cosas que el mundo quiere, que los estadounidenses desean pero no lleva ni un año en el cargo.

Y en caso de cumplir sus promesa, sólo hace lo que debe, que para eso los estadounidenses han confiado en él. No hará nada que se salga de su puesto. Es el presidente de los Estados Unidos e interpone e interpondrá los intereses de su país a la paz en el mundo.

¿No habrá miles de personas que se merezcan ese premio antes que él?

Personas que se parten el culo todos los días para defender al ser humano del ser humano. Hombres y mujeres que luchan diariamente para que otros vivan mejor. Seres humanos que dedican su existencia a hacer un mundo mejor.

Pero no, el Nobel de la paz se le da a alguien que promete, promete mucho, pero en un año pocas cosas han cambiado. Estados Unidos sigue estando en Irak, sigue amenazando a Corea del Norte e Irán, no apuesta por una política clara en el genocidio palestino y siguen vigentes leyes que explotan a países vecinos como la ley Helms Burton y el bloqueo económico a Cuba.

Un presidente con todas esas vulneraciones de la carta de derechos humanos no puede ser premio Nobel de la Paz. Puede que algunos me digan que solo lleva un año, bueno, pues si corrige todo esto en los próximos tres años (cosa que dudo) entonces que se lo den en cinco o diez años, cuando se pueda hacer una valoración de su trabajo.

Pero no, se lo han dado, y han dejado en el banquillo a muchos que sí lo merecían. Los Premio Nobel se desprestigian día a día, parece que lo único que importa es crear polémica, ya que cada año son más polémicos.

Esto sólo indica que habrá que buscarse otro referente, otros premios que sí premien la labor de tantas personas que luchan y se sacrifican para cambiar el mundo. Unos premios sinceros, honestos y que reflejen algo más que las estrategias de marketing.

Iniciativa en You Tube de Naciones Unidas

Naciones Unidas ha abierto una campaña utilizando la web 2.0 en la que da a los internautas la posibilidad de decirles a los líderes mundiales lo que les de la gana.

Es una iniciativa interesante. No sé si sólo es propagandística, no sé si servirá de algo, pero como propuesta de marketing es fantástica.

La ONU manda una invitación a través de personajes famosos como George Clooney para que reclames a los líderes mundiales tus demandas.

El 10 de octubre es la fecha límite para enviar los vídeos y de momento, en respuesta al de este actor, hay 60 videos.

Los cinco mejores recibirán un premio para acudir a Nueva York a la sede de Naciones Unidas como ciudadanos embajadores en la que se les ofrecerá un asiento vip, un tour guiado y una foto con Ban Ki-Moon.

Nunca fue tan fácil hablarle al mundo, hacer que te oigan y además pasearte por la sede de Naciones Unidas.

Os dejo el video por si alguno se anima. Para que no se diga que luego no nos dan posibilidades. Si queremos que alguien nos escuche (que nos haga caso, es ya otra cosa), seamos activos. Es una buena oportunidad.

¿Qué se esconde detrás de la gripe A?

Después de un largo periodo de sequía, vuelvo a este rinconcito de mi misma para compartir con cualquiera que pueda pasarse por aqui, los fijos y los nuevos, un video que ha llegado a mis manos y que considero que cuantos más lo vean y se cuestionen mejor.

Cuestiona el por qué es noticia la actual pandemia, cuales son los motivos por los que la gente teme viajar a Londrés, estar al lado de alquien que tose o por qué se plantea que se cierren colegios o retrasar el año escolar.

La verdad, es que como tantas otras veces, el miedo genera dinero, mucho dinero y además ayuda a tener a la gente paralizada, quieta,…

El miedo es dueño de tanta gente, amo y señor.

La utilización del miedo es vieja y su trasmisión a través de los medios de comunicación, sobre todo en verano cuando las noticias también se han ido de vacaciones, tampoco es nueva.

Este video pone puntos sobre las ies y aclara sospechas con fuentes creibles y datos certeros.

Por favor, cuestionemos que nos cuentan, que nos dicen, y sobre todo, debemos huir del miedo, escapar del pánico y no dejarnos llevar por la corriente, si no, muchos se haran ricos a nuestra costa.

Una referencia después de la desaparición

Antes de nada, quiero daros las gracias a todos los que habéis seguido visitando esta pequeña ventana de mi mundo a pesar de que haya desparecido del mapa y este blog lleve dos meses sin una entrada nueva, y hayáis mantenido una media de 45 visitas diarias.Muchas gracias de corazón. Este motivo junto a un nuevo comentario después del abandono, es lo que me ha llevado a escribir un nuevo post, a vencer la pereza mental que me tiene invadida y que me lleva a tener en pausa mi conciencia.

En estos meses, mi vida es un caos. El cáncer me está llevando a ver la vida y el mundo de otra manera, mucho más intensa que antes.  Increíblemente, algo que puede parecer el fin del mundo no lo es.

Todo el mundo me dice que si soy valiente, que lo estoy llevando con mucho ánimo, pero de verdad… no es algo intencionado.

Estoy aprendiendo tanto… Estoy percibiendo defectos en lo que antes consideraba virtudes y viceversa. Estoy valorando cosas que parecían carecer de importancia y dejando de darle valor a factores que parecían imprescindibles en mi vida.

Ahora, después de dos sesiones de quimioterapia (y todas sus consecuencias) me acaban de dar una noticia que parece otra piedra en el camino: tienen que volver a operarme.

Pero sigo viendo el lado positivo de las cosas. Todo lo malo conlleva algo bueno, hasta una nueva operación.

Sé que este blog no ha sido creado para hablar de mis problemas personales o de mis felicidades; pero creo que en este tiempo hablar de la enfermedad alto y claro es una forma de ayudarme y además, el cáncer está cambiándome tanto física como psicológicamente y por esto último también cambia mi conciencia, mi forma de ver el mundo, y eso si es este blog.

Al revés world nació como una forma de liberarme, de chillar que este mundo se merece algo mejor, que hacemos mal, que se puede cambiar… y el cáncer y cómo lo estoy viviendo influye en todo eso, y por tanto, merece todos los post que sean necesarios.

Si habéis sido capaces de seguir entrando sin ninguna novedad, me imagino que agradeceréis un hola y un como estoy y como me siento…

Pero, este post también aporta una referencia al otro mundo es posible, porque el cáncer solo hace que Ainhoa sea más Ainhoa que nunca, más activa, más positiva, con más ganas de vivir y de luchar porque el ser humano viva, sienta y actúe lo más dignamente posible en todo el planeta.

Creo que es merecedor de estar en este post un video de una entrevista a José Luís Sampedro.  Esta entrevista es un ejemplo de cómo la dignidad del ser humano aun puede llegar a sorprendernos; de cómo uno puede llegar a los 92 años con una claridad, una humildad y una humanidad que pongan los pelos de punta; y de cómo con más hombres como José Luís Sampedro el mundo sería otro mundo, el ser humano sería más humano…

No pongo el video por el tema de los derechos. Os pongo el enlace y, de verdad, os recomiendo que hagáis el esfuerzo de ver la entrevista. Vuestra alma y vuestra mente os lo agradecerán, y además, os habréis enriquecido como personas.

http://www.rtve.es/mediateca/videos/20090116/jose-luis-sampedro-noches-como-esta/383341.shtml

Muchas gracias por estar ahí y animarme a seguir siendo yo misma.

Un mes después…

Hace un mes me desnudaba en mi blog comentando lo que estaba ocurriendo en mi interior tanto física como emocionalmente. Y después llegó el vacío. Me inundó la pereza mental y no había vuelto a escribir.

Dejé en el tintero mis opiniones sobre la victoria de Obama, visto como la esperanza del mundo, pero que a mi me parece que es el mismo perro con diferente collar. Ojalá me equivoque. Ojalá haga algo, aunque no sea por el mundo,  haga algo por los ciudadanos estadounidenses, por los millones de ciudadanos de Estados Unidos que carecen de cualquier tipo de cobertura social.

También mi pereza me hizo pasar de largo por las aventuras y desventuras de la “Espe”. Esperanza Aguirre ha montado una tragicomedia con sus horrible experiencia en Bombay, y no voy a comentar nada de los calcetines dichosos y de los zapatitos de verano.

Y así, mil desventuras que han ocurrido en el mundo que se merecían mi esfuerzo. Porque uno no debe olvidar su compromiso y no tengo excusa por abandonar a mi conciencia a su suerte durante un mes.

Ahora, puede que este más tiempo con la conciencia en off. Me operan el viernes y no sé cuanto tiempo estaré sin pilas. Pero hoy quería volver un segundico.

Y ahora, que voy a estar en el hospital, voy a comenzar a leer un libro que quiero recomendar. Es Espejos” de Eduardo Galeano.

Admiro y adoro a Eduardo Galeano. En mi adolescencia sus libros me ayudaron a ser quien soy a día de hoy, sobre todo dos: “Las venas abiertas de América Latina” y “El mundo al revés“. Este último es en él que me inspiré para el título de este blog.

Espejos” hace un repaso histórico a las vergüenzas del ser humano. Un repaso a todo aquello que hicimos y consentimos. Pretende hacer la foto a todos aquellos que nunca salen en la foto. Educa, mientras entretiene, y por tanto, debería ser de lectura obligatoria.

Lo leeré en mis momentos de flaqueza para que no pueda apagar mi conciencia ni compadecerme de mi misma, algo que el ser humano suele hacer cuando no atraviesa sus mejores momentos.

Y me marcho con otra recomendación. Un amigo me ha enviado este video, un video que dice cosas que, en estos momentos de mi vida, son verdades como puños, y quiero colgarlo aquí para que llegue su filosofía un poquito más lejos. Cuidarnos a nosotros mismos, puede ser el principio para cuidar al mundo: el respeto por nosotros mismos puede llevarnos al respeto a los demás.

Hoy, un mes después de mi último post, me vuelvo a despedir. No os olvidéis de pasar por aquí de vez en cuando porque volveré, aunque sea ocasionalmente, para un día volver a ser la misma de siempre, aquella que llegó a tener una constancia casi diaria con vosotros, con el mundo y con su conciencia.

Muchas gracias a todos los que seguís entrando alguna vez y hasta la próxima…

La socialización de la bancarrota

El mundo se ha vuelto loco. El liberalismo ha reventado en nuestras narices. Llevaba años dando avisos, era una olla a presión y ya no hay vuelta atrás.

Las bolsas se desploman, los bancos se hunden y el paro aumenta. Y a nadie se le ocurre repensar el sistema, a nadie.

Y entonces, los políticos de medio mundo comienzan a actuar llevados por el pánico, por el “sálvese quien pueda” y “¡ay! ¡Que se nos acaba el chiringuito!”

Y vemos que empiezan las desmedidas. ¡Darles pasta publica a los bancos! Dinero de nuestros impuestos, de nuestro trabajo, soñando con que vaya a parar en asistencia social, va ahora al bolsillo de los mismos. Para que no se tiren ellos por la ventana (como en crack del 29), ya nos tiraremos los currantes. Don’t worry!! Ya estamos acostumbrados a jodernos.

Y empieza a hacerse evidente la doble moral y el recochineo.

Reino Unido, la cuna del liberalismo, de Adam Smith, de Margaret Thatcher, acaba de nacionalizar la banca. No están soñando. Han oído bien. Y nadie dice nada. Es cómo si llueve en octubre o nieva en enero. Nadie ha puesto el grito en el cielo.

Eso sí, ¿qué ocurre cuando lo hacen Chávez o Evo Morales? Son el eje del mal, del comunismo. Los populistas izquierdosos de América Latina que quieren cargarse la empresa privada y socializar el mercado.

Sólo hay que ver que medio mundo les odia. Nos han pintado a Chávez tan sumamente malo, que nada de ese loco te sorprende (no es un santo, pero como muchos otros). Nadie analiza el más allá. Y el más alla, es lo importante, sobre todo para el pueblo llano, para el currante.

La nacionalización de la banca inglesa viene en época de crisis, cuando el sistema hace aguas. El dinero público salva de la quiebra. Los obreros salvan el capital. Es duro muy duro, pero lo que ha hecho el gobierno británico es socializar la bancarrota. Que los ingleses paguen las deudas de los bancos. ¡¡¡Qué fácil!!! ¡¡Qué triste!! Los beneficios tienen nombres propios, están en manos privadas. Las deudas, ya no. ¡Qué más da que los grandes capitales hayan fracasado, que el sistema se quiebre, si nadie asume responsabilidades! Les lavamos los platos sucios, y que sigan “dándonos por el culo“.

Porque eso es lo que han hecho los directivos a los que el Plan Bush ha salvado el pellejo. “Ahora que tenemos las espaldas cubiertas, es hora de relajarse, nos vamos a un spa y nos gastamos más de medio millón de dólares“.

Y el mundo continúa. No hay ni un estadounidense en la calle, clamando contra el gobierno por pagarle spas millonarios a cuatro bandarras que han jodido la economía de un país mientras ellos tienen que pagarse de su propio bolsillo hasta una triste operación de apendicitis.

Y tampoco hay ingleses en la calle. ¿qué ocurre? ¡qué bien lo han hecho para jodernos y que encima pongamos una sonrisa de oreja a oreja!

Mientras, Venezuela, Bolivia y compañía siguen siendo los malvados. Ellos socializan las empresas que funcionan, las que dan beneficios. Beneficios para acción social, para intentar acabar con el analfabetismo, el hambre y la miseria. Pero eso, no!! Eso es perverso, es acabar con el mercado. Es acabar con ese mercado que también funciona.

Por favor, ¿donde está el principio de soberanía de la Carta de Derechos de Naciones Unidas? Seamos sensatos y defendamos la igualdad entre Estados para poder defender la igualdad entre seres humanos.

Los currantes, por lo menos nosotros, debemos ser conscientes de lo que ocurre. ¡Que no nos vendan que las nacionalizaciones de las empresas de gas, de petróleo, de cobre o tantas otras son el fin de la economía y no nos creamos que la socialización de la bancarrota es la panacea!

El sistema se hunde y hay pocas alternativas. Hoy más que nunca, nuestros ojos tienen que estar abiertos. Hoy más que nunca, debemos vigilar que hacen los gobiernos, vigilar que hacen las empresas, los bancos. Estemos atentos, aunque sea para que no engañen nuestra inteligencia.