Archivo de la categoría: derechos humanos

El mundo no se paró ayer

Ayer jugó España la final de la Eurocopa y ganó. Ganó y España se volvió loca. La gente chillando, cantando, … Los coches pitaban, los niños se acostaron tarde. Ayer a las 11.30 de la noche, el país estaba paralizado.

El futbol como causa común para miles y miles de ciudadanos. Aunque os parezca increíble, me avergoncé. No penséis que quería que ganase Alemania, ni mucho menos, ya dije en una ocasión, que, a veces, la tierra tira tanto, tanto que te vuelves algo irracional. Jugaron muy bien y merecían ganar, pero las cosas de la tierra hacen que aunque hubiesen jugado de culo, hubiese preferido que ganasen.

Para muchos esto es un sentimiento normal, pero racionalmente es totalmente anormal. Lo mejor en un deporte es que gane el mejor, pero la tierra tira, arrastra y le hace volverse a uno ilógico, incoherente con lo que dice o piensa.

Yo soy de esas. Me considero ciudadana en el mundo, odio los nacionalismos, las banderas, las fronteras, pero a la hora de la verdad, mi corazoncito va y me traiciona, me vuelvo irracional y defiendo cosas que el cerebro no defendería.

Esto pasa con los deportes, la música y a mi, incluso con el cine. Pero bueno, soy humana y tengo debilidades.

Pero a pesar de este reconocimiento público, sigo sintiendo vergüenza de que ayer el país se paralizase. No me parece mal que la gente celebre, se alegre, se divierta y que esté en la calle, en definitiva, que paralice su vida normal por una causa. Esto es lo que yo siempre defiendo, y no me parece mal que el futbol consiga dicho logro. Lo que si me parte el alma es que sólo el futbol consiga superar el reto.

No entiendo que esto no lo provoque la directiva de la vergüenza, ni la jornada de 65 horas, ni el derroche energético de occidente, ni el hambre, ni la guerra… Nada, sólo el futbol.

Me imagino que será por la naturaleza egoísta del ser humano. En el futbol uno sale y no pierde nada, sólo gana.

En el resto de las causas, la reclamación supone una cesión en nuestro nivel de vida, una molestia. Una huelga supone un día de sueldo, el hambre se acaba cediendo nuestro nivel de vida, nuestros lujos y caprichos en pos del pan de otros. Lo mismo ocurre con el asunto de la crisis energética, todos nos quejamos de lo caro que va el petróleo pero seguimos utilizando el coche para ir a trabajar, a comprar, seguimos con el aire acondicionado desde las nueve de la mañana y la televisión apagada desde el mando. Para quejarnos valemos todos, pero para dar soluciones valen muy pocos.

Con los inmigrantes pasa aún peor. Aunque muchos ven que los países crecen con sus manos (los que lo ven), también ven que les quiten las plazas de colegio, las subvenciones o los pisos de bajo alquiler. Es una excusa perfecta para marginar, para criticar,… sin ser conscientes que las plazas de colegio, las becas, las subvenciones o los pisos de bajo alquiler deben ir a quien más los necesita, no a quien haya nacido aquí o allá.

Vivimos en sociedades que sólo nos dan derechos y ninguna obligación. Por lo que sólo nos movilizamos por aquello que no nos supone algo a cambio, ningún sacrificio. No estamos acostumbrados.

El futbol es agradecido. Si se gana se chilla, si se pierde, uno se calla y mañana será otro día. Y no me parece mal, si me parece mal que sea el opio del pueblo. El éxito de ayer, va a suponer que los medios no hablen de otra cosa en unos días, que la agenda real del mundo se quede de espaldas a este país, que no nos acordemos de la crisis, de las directivas, de nada más que del éxtasis de ser primeros.

Felicito al equipo que nos ha hecho soñar pero mis ojos van a seguir abiertos a pesar del champán y la juerga. Espero que unos cuantos sigamos atentos, que no cerremos nuestros ojos a la barbarie humana y que sigamos pidiendo con ahínco la movilización social, para el futbol, pero también para todo aquello que hace del planeta Tierra una pocilga sin limpiar. Hay mucho que hacer para que unos cuantos interesados nos hagan creer que el mundo se para porque hemos ganado la Eurocopa.

Anuncio publicitario

Hoy la UE ha aprobado la existencia de seres humanos de primera y de segunda

Leo en el blog de mis amigos Destructopia Dual la repulsa a la aprobación de la Directiva de la Vergüenza y leo con asombro que los socialistas han votado en blanco.

Sí señores, increíble pero cierto.

Una vez más el socialismo se ve vapuleado por aquellos que dicen representarlo, una vez más el socialismo se ve condenado a avergonzarse de los socialistas.

Era evidente, aunque me doliese en el alma, que la directiva iba a ser aprobada en el Parlamento. Los votos populares y liberales eran suficientes. Lo que no me esperaba era una abstención de un partido que dice defender a la izquierda. El voto en blanco socialista es una afrenta a sus votantes.

Los socialistas tenían que haber dicho un NO rotundo a una directiva que divide a las personas en seres humanos de primera y seres humanos de segunda, una directiva que vulnera la Carta de Derechos Humanos de Naciones Unidas, una directiva que castiga como crimen una falta administrativa, una directiva que a nadie debería habérsele pasado por la cabeza.

Es muy duro aceptar que la diferencia entre bueno y malo sea un papel, que un papel te otorgue derechos, cuando los derechos deberían ir innatos en las personas, un ser humano debería nacer con derechos desde el mismo día en que nace.

Y lo triste es que aquellos que se llenan la boca y el orgullo pregonando socialismo ni siquiera sepan que coño significa realmente esa palabra. Socialismo va unido a social, a derechos y por tanto a derechos sociales. ¿Quiénes somos los europeos para darles derechos o quitárselos a otros seres humanos?

¿Por qué en vez de criminalizar a los inmigrantes sin dicho papelito, no nos dedicamos a erradicar la inmigración desde el origen? Ayudas y más ayudas al desarrollo, adiós paternalismos y fuera nuestras empresas crueles y colonialistas de recursos que no nos pertenecen: esa es la solución.

Ayudemos a la formación, devolvámosles sus recursos, financiémoslos sin compromisos a cambio y se nos acabará la inmigración ilegal.

La única directiva valida contra la inmigración ilegal debería ser esa que potencie el desarrollo de los países del Tercer Mundo, la que luche desde la raíz para la finalización de un Tercer Mundo. Esa será la única que yo apoye.

Y lo digo en este post y os pongo como testigos, nunca en mi vida los socialistas tendrán mi voto para la Unión Europea.

Ese voto en blanco es tan criminal como un sí. A pesar de que fuera a salir aprobada por la mayoría de la derecha, un NO era la única respuestas de aquellos que consideran que todos los seres humanos somos iguales o por lo menos que debemos partir con igualdad de condiciones.

No puedo entender que otorguemos valor a cuestiones que no dependen de uno mismo: la raza, el lugar de nacimiento y el sexo son factores que no se eligen, por lo cual no deberían ser importantes a la hora de la valoración de las personas ni deberían otorgar o quitar derechos.

Este mundo cada día va peor. Muchos veían en Europa el punto medio, un punto medio que peligra, que cada día se inclina más hacia el lado oscuro. Entonces ¿Quién equilibrará el sistema?

Mi grito por la igualdad de oportunidades y en contra de la directiva de la vergüenza y de los socialistas de cartel ya no sirve para mucho, aunque por lo menos que en la blogosfera se extienda la indignación para permitirnos creer que aun existe la gente con principios, que no antepone su bienestar personal al bienestar de la humanidad. No sé si alguien nos estará oyendo….

La cultura al lado de la memoria histórica

Me reconcome la cabeza el tema de la memoria histórica. Ya sé que es un tema recurrente en mis post pero, de veras, no puedo evitarlo. Es una espina clavada en el corazón de España, en la España de todos, aunque muchos no quieran reconocerlo.

Este fin de semana ha tenido lugar un mágico homenaje, en el que personalidades de la música y de la cultura, de ayer, de hoy y mañana han brindado un bello homenaje a los represaliados del franquismo.

Estuvieron muchos grandes de la música: Víctor Manuel, Ana Belén, Miguel Ríos, Aute,… También grandes actores de nuestro país: Pilar Bardem, Nuria Espert o Álvaro de Luna y nuevas caras como Fran Perea. Y por supuesto, los grandes de la literatura: José Saramago, Vicente Molina Foix, José Luis Sampedro o Manuel Rivas.

Vamos, la cultura es la única que se acuerda de aquellos que lucharon por mantener una España que nos hubiese llevado a otra historia diferente de la actual, una historia más democrática, más justa y donde las mujeres votaban. Ahora me dirán, pero nada respetuosa con la iglesia… Y el argumento para rebatir eso es histórico: era algo que pasó como fenómeno de rebeldía por el poder constante de la Iglesia Católica en España. Con el asentamiento de la II República, que no dejaron que llegase, hubiésemos superado esa fase y la Iglesia hubiese ocupado el lugar que le corresponde (ni más ni menos) en la sociedad.

Por desgracia eso no ocurrió y mentar a las víctimas de franquismo sigue estando mal mirado. Los actos de homenaje son cuatro y siempre vienen hechos de los mismos sectores de la sociedad. De esos músicos, actores o escritores que se enfrentan a la derecha constantemente, que defienden principios frente al Gobierno y reclaman cosas que el resto callamos. La cultura es parte activa de la sociedad. Muchos de sus representantes son miembros activos de la sociedad que se mueve, que reclama, que grita en defensa de la libertad y de lo social.

Cuando en España se huele a indiferencia, cuando el Gobierno actúa en consecuencia a los intereses de sus votantes (que demuestran poco lo que les importa lo que ocurre a su alrededor), aún quedan sectores vivos, y sectores que mueven masas, que son capaces de convencer como los actores, los músicos, los escritores… Menos mal que existen todavía estas conciencias.

Por el lado contrario: el Gobierno, los grandes políticos. Los actos de homenaje son pocos y poco mediatizados. El “que no se entere nadie” es la política a seguir y encima, en los que se dan tenemos a Bono con gesto serio impidiendo que se luzca la bandera república en el Congreso por no ser la legal. Yo entiendo el respeto a la corona, pero qué menos que permitirles un mínimo de protesta por el abandono, que mínimo que una bandera republicana que nos saque los colores…

La vergüenza que siente cierta izquierda por callar lo incallable es lo que hace que no puedan soportar mirar una bandera republicana. Mirar a otro lado siempre ha funcionado en nuestro país, también a la bandera del primer sistema democrático de España.

Gracias, muchas gracias a los que siguen homenajeando y haciendo de forma privada lo que la sociedad debería hacer de forma pública y conjunta. Gracias siempre a los mismos. Gracias a músicos, actores y escritores por seguir teniendo la conciencia encendida.

Otra razón más para la memoria histórica

La maleta de Agustí Centelles y sus secretos es una razón más para exigir que haya una ley digna de la memoria histórica. Las vergüenzas españolas escondidas en una maleta, que se abrió en 1976 pero que no han supuesto nada. ¿cómo podemos seguir con nuestras vidas después de ver la verdad? Ya no pido que reclamemos los procesos de Chile, pero un mínimo de dignidad y de reconocimiento, ya no sólo a los muertos, si no a todos aquellos que vivieron con miedo durante cuarenta años.

Esta maleta y las miles que hubo y se perdieron son un ejemplo más de lo miserable que es meter la basura debajo de la alfombra.

No entiendo ni entederé jamás que los españoles solo miremos hacia delante, porque el que camina sin conocer sus pasos puede tropezar incesantemente.

Por la dignidad del pueblo español y de una verdadera ley sobre la memoria histórica.

A todo cerdo le llega su San Martín

Hoy Chile vive un día de gloria. Hoy el mundo es un poco mejor. No todo van a ser malas noticias. Chile es un ejemplo ha seguir. En los últimos 10 años ha hecho una cruzada contra su propia historia. En 10 años ha luchado por purgarse, por no sentirse culpable del pasado, por hacer justicia, por honrar a las victimas de la barbarie, las víctimas del Estado.

Si hace diez años me alegre inmensamente el dia en que Jack Straw detuvo a Pinochet y nuestro «heroe» de Garzón intentó hacer lo imposible, hoy no es para menos. 98 personas pertenecientes a la que fue la policía secreta de la dictadura pinochetistas (DINA) han sido detenidas para ser procesadas por la operación Colombo en la que intentaron esconder la muerte de 119 desaparecidos.

Es una casualidad increible, 1998-2008. Fechas que el pueblo chileno no debe olvidar. Puede que no acaben en la carcel, como pasó con Pinochet, pero lo importante es el reconocimiento de culpabilidad. Que el gobierno democrático de Chile ponga todo en su empeño en reconocer lo sucedido y hacer justicia es un paso valiente que muy pocos países se atreven a llevar a cabo.

España es un ejemplo de todo lo contrario. Aqui medio parlamento tiembla sólo por hablar de memoria histórica. Han pasado más de 30 años desde la muerte de Franco y hoy seguimos con el mismo miedo. Nadie se atreve a mentar nada de lo ocurrido. Se habla de dictadura pero no de crímenes. Nadie se sentará nunca en un banquillo, ni será ni siquiera sospechoso de crímenes de la humanidad. Aún es más, muchos de los verdugos han ocupado hasta hace poco cargos públicos y se les llena la boca hablando de democracia con tal de que nadie les recuerde su pasado.

Y lo peor, la sociedad parece aceptarlos sin remilgos. Pocos son los que reclaman justicia y estos pocos son acusados de «querer remover la mierda, de querer enfrentar a los españoles, de abrir las dos Españas«. ¿Y no será que todo esto es necesario para seguir adelante? Todo lo que ocurre en España políticamente tiene que ver con este echar barro para tapar los agujeros. Todo, cada día, desde el fracaso de IU en las elecciones a las broncas de PP. Ya lo he dicho otras veces, pero no puedo evitar repetirlo. Mientras no sigamos el ejemplo chileno, nuestra sociedad seguirá inmadura. Estamos acostumbrados a callar para que no haya enfrentamientos, para que no nos miren mal. No sé porque somos un pueblo con tantos complejos.

¿De verdad que alguien cree que por tener una ley de memoria histórica digna (no la que tenemos ahora, que aunque algo es algo, esta a mitad de camino de lo mínimamente justo) se iba a producir una guerra civil? Tantos miedos son los que nos paralizan que provocan que un país como Chile nos de lecciones de humanidad, de justicia y, aunque nos joda, también de democracia.

A todo cerdo le llegua su San Martín, aunque sea al final de sus vidas. No creo en un Dios justiciero, pero sí en que las personas acaban quedándose por lo que son y que en una gran cantidad de ocasiones son condenadas por la ley. Aunque en España empiezo a dudar que esto pase, ni quedan por lo que son, ni son juzgados (ya no digo por la Justicia sino por la sociedad), aún es más, son figuras importantes, reconocidas y que son tomadas en cuenta.

Cuanto dolor ha sido hoy calmado en Chile, y cuanto dolor escondido queda aún en nuestro país. Hoy Chile y el gobierno de Michelle Bachelet han dado un ejemplo al mundo, un paso al crecimiento en nuestra humanidad. Gracias por darnos un espejo en el que mirarnos.

Sin el embargo, la política del gobierno cubano se quedaría sin excusas.

Hoy voy a hablar sobre un tema que me implica personalmente: Cuba. Desde los 14 años tengo una relación especial con este país. He estado muchas veces, la primera por un intercambio estudiantil, las demás por temas de colaboración y por cuestiones personales. Tengo allí una treintena de amigos, unos muy cercanos al gobierno y parte activa de la revolución, otros, todo lo contrario.

A los 15 años, como a veces he comentado, era una revolucionaria nata y creía en la igualdad por encima de otras muchas cosas, lo que me hacía ser fidelista y fiel a la revolución cubana.

Hoy ya no. En esto 12 años de experiencias y conocimientos, mi interior se ha convulsionado mucho por el tema. Quería creer que podía funcionar, que Cuba era esperanza pero hoy sé que no es así. El sistema se cayó o lo tiraron hace mucho.

La igualdad tan defendida no existe, ha dado paso al igualitarismo. La falta de libertad y una economía precaria que han hecho que incluso lo mayores logros de la revolución (sanidad y educación) estén empezando a quedar en entre dicho.

En Cuba está parte de mi alma. La revolución tiene unos principios encomiables pero los principios están en manos de personas y la puesta en práctica deja mucho que desear frente al papel. El comunismo es el ideal de sociedad si las personas no fuéramos lo que somos, si la aplicación se ajustase algo más a la realidad. Aplicar el leninismo en el siglo XXI es imposible y además mata los sueños y las aspiraciones de seres humanos.

Pero, puestos en antecedentes, y sabiendo que mi relación con este país es algo personal, voy a lo que voy.

Obama, el candidato por el que apuesto en las elecciones norteamericanas, ha hecho unas declaraciones que pueden cambiar el rumbo de la historia de ambos países. Sus declaraciones son un antes y un después en la forma de entender las política internacional de Estados Unidos. Luego, si gana, veremos lo que ocurre

Quiere afrontar su relación con Cuba de una forma abierta. No apoyando al régimen (no, esto es lógico), pero si cierta europeización del conflicto. Crítica constante a la violación de derechos y, aunque esto no lo diga, que es cosecha propia, por supuesto defendiendo sus intereses políticos y económicos en la zona. Obama cree que la confrontación constante no da frutos (yo también lo creo), que es una política errónea, que hay que buscar otras formas de hacer las cosas. Habla de diálogo para apoyar el camino hacia la libertad. Seguro que su concepto de libertad, poco tiene que ver con el mío, pero es un paso. Y espero que este diálogo, suponga también acabar con el terrible embargo económico impuesto por la sin razón. Los embargos solo castigan al pueblo, nunca a sus dirigentes.

Estas declaraciones son novedosas en las relaciones con Cuba, aunque creo que Obama es un tipo inteligente y que se ha aprovechado de los cambios que se están produciendo en la isla. Si Fidel estuviera en el poder, dudo yo que esto se hubiese dado.

Raul Castro está intentando un cambio pasivo. Las críticas de los ciudadanos eran constantes y la situación imposible. En los años 90, con la caída del muro, las represiones de libertad eran entendidas. La población consideraba que era algo necesario ya que la revolución había perdido a su aliado y estaba indefensa ante Estados Unidos. Del mismo modo, entendía la situación de crisis económica que sumió al país sin la entrada de recursos permanentes procedentes de la URSS

Pero cambiamos de siglo y los cubanos no pueden más. Su paciencia se agota y a pesar de que la mayoría cree en la revolución, apoyan los cambios, los necesitan. Creen que es imposible mantenerla y añoran sistemas políticos y económicos similares a los europeos.

Hasta ahora, el Gobierno cubano acallaba la mayoría de las críticas (todas, porque las que se llegan a producir las acalla por otras vías peores) con el argumento de la defensa al ataque constante de Estados Unidos, que la economía no funciona por el bloqueo, que no puede haber libertad en Internet porque Estados Unidos lo aprovecharía para atacar ideológicamente, que muchos presos políticos no son tales, que son terroristas pagados por Estados Unidos y siempre tienen a Estados Unidos corroborando dichos argumentos.

El pueblo cubano esta a mitad de camino de una política condenada a la locura. Y en medio, la formación del pueblo (que sí es un ejemplo en medio mundo y motivo de enorgullecerse de la Revolución) que hace de los cubanos personas con una gran capacidad de análisis y juicio crítico que les hace rechazar a una sociedad como la estadounidense, que les hace cuestionarse el capitalismo extremo y la indefensión de la personas frente al mercado, que no cambiarían su sistema de sanidad (sólo cuestionado por la falta de medios) por todos los centros comerciales del mundo. Prefieren callarse las críticas a su gobierno y aguantar la represión a parecerse a Estados Unidos, a sacrificar los logros conseguidos.

Mi pregunta es está: Si Obama cambia su política, si no se enzarza en la confrontación de odio entre gobiernos que se lleva dando en los últimos 50 años, si apoya el diálogo como medio de persuasión, de cambios ( así es como se consiguen que las cosas cambien) ¿Cuál será la respuesta del gobierno cubano?

Se quedará sin argumentos para justificar tanto su política interna como externa, se quedará sin motivos para el estrangulamiento económico que sufre la isla, sin razones para la censura.

Qué ocurrirá es algo que no se sabe. Tal vez, el gobierno acelere los cambios por la defensa del poder (ahí! ¡El poder cuanto sufrimiento provoca!) o tal vez el pueblo, sin miedo al enemigo, se levante por fin y reclame el Estado que tanto anhela.

Es necesario que los jóvenes cubanos vuelvan a creer en el mañana, que no vean la inmigración como la única forma de tener futuro. Para ello, la política de los gobiernos de ambos países debe cambiar.

Estoy adelantando acontecimientos, primero Obama tiene que ser le candidato demócrata, después ha de ganar las elecciones y después hacer de sus palabras hechos (algo que no siempre hacen los políticos). Pero, dejarme un ápice de esperanza.

Cuba es parte de mí, también la revolución, por lo que no la quiero ver morir así, agonizando. Quiero que se produzca un cambio que convierta el odioso igualitarismo en igualdad de oportunidades, que haga de la dictadura democracia, y que, gracias a la formación dada al pueblo, sea capaz de desarrollar un sistema político y económico justo y solidario.

Seguro que es mucho pedir, pero creer en lo imposible me define. Creer que todo puede cambiar. Que Obama seguro que es el mismo perro con distinto collar, pero quizás este collar no lleve pinchos ni dé corriente. Y espero que Raul Castro sea capaz de ver las necesidades de los cubanos y no quiera aferrarse al poder y al pasado una vez que se haya quedado sin excusas.

Los inmigrantes siempre en el punto de mira

Para la desgracia del ser humano, hoy vuelve a ser noticia la desidia, la crudeza de personas contra personas sólo por el hecho de ser de otro país, de otra raza. La inmigración, la única vía que tienen las personas en sus propias manos para salir de la extrema pobreza, vuelve a ser juzgada, vapuleada una vez más en la historia.

Italia y Sudáfrica están bajo las armas de la xenofobia.

En Sudáfrica, los pobres están castigando a los inmigrantes por sus problemas. Tal y como hacemos en occidente. Resulta, pues, que es un mal universal, ese de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio. ¿Por qué todos los pueblos cuando su economía está en crisis acusan al débil, al inmigrante? Es el poder de la ignorancia, la respuesta fácil de unos y la respuesta envenenada de otros que quieren aprovecharse políticamente del discurso. ¿Por qué no hay análisis profundos? Esos que miran su ombligo, que ven los fallos de su estructura social, las fugas de su economía, su debilidad como Estado. No entiendo que la gente sea capaz de matar por problemas económicos y responsabilizar a otros de sus problemas, cuando la única solución del paro, de la criminalidad, la tienen ellos mismos en sus manos, especialmente en países democráticos.

No entiendo que los sudafricanos hayan sido capaces de perseguir y matar a otros seres humanos por ser inmigrantes, por haber nacido en países vecinos. Me duele el alma al pensar que no han aprendido nada en el transcurso de los años. El pueblo que sufrió el apartheid es capaz de reproducirlo en otras carnes. ¿Donde está su memoria histórica? ¡Les está ocurriendo lo mismo que a los judíos de Israel! ¿Cómo es posible? No entiendo al ser humano, de verdad, ¿porque tropezamos incesantemente con la misma piedra?

El poder de la palabra es capaz de tanto bien pero también de tanto mal. Es utilizada en medio mundo para convencernos del mal de la inmigración. También en Italia. Mientras el gobierno sudafricano intenta calmar a los inmigrantes y protegerlos en Iglesias y comisarías, el gobierno italiano enciende con palabras los ánimos.

En Sudáfrica son inmigrantes legales e ilegales, en Italia son gitanos rumanos. Da igual de donde sean o de que raza sean, lo importante es que son seres humanos.

El caso de Italia también se las trae. Dentro de Europa sorprenden estos ataques xenófobos, las pocas represiones de estos ataques y las políticas migratorias que quieren cargarse de un plumazo la libertad de circulación de personas en el espacio Schengen de la UE. Espero que alguien le frene los pies a Berlusconi y a los italianos que le votaron. Deben entender que «esos gitanos rumanos que tanto les molestan» son en primer lugar ciudadanos europeos y en segundo lugar y primordial, son personas.

¿Que nos pasa al ser humano? Llego a pensar que la canción de Ricardo Arjona que dice que ser humano rima con tirano y Tierra rima con guerra, puede ser la triste, dura pero pura realidad. O ¿es qué nos hemos vuelto todos locos?

De verdad, no se me ocurre ninguna solución. Ya, ya sé que si la tuviera sería Premio Nóbel de la paz o algo similar. A lo que me refiero es que por más que doy vueltas al asunto, no llego a ninguna conclusión razonable, sólo miles de ideas como estas, que van de un lado a otro sin un destino claro.

Me duele como persona, como ser humano, que no exista la empatía. La necesidad de dejarlo todo, tu casa, tu familia, tus amigos, tus raíces por sobrevivir, por comer y dar de comer a tus hijos debe ser por sí sola merecedora del reconocimiento de la sociedad que los acoge. Deben ser nuestros grandes héroes, con su sudor colaboran a hacer un mundo mejor, al desarrollo de sus países y al ahorro de nuestros bolsillos ya que ahorran dinero a nuestro Gobierno en ayudas al desarrollo, contribuyen a aumentar las arcas del Estado y a que nuestros índices de natalidad crezcan.

Hagamos una pequeña reflexión: ¿somos mejores por haber nacido en un lugar determinado?, algo que nosotros no decidimos; ¿somos mejores por ser de una raza o de otra, por tener trabajo, por tener más o menos dinero?. Los seres humanos nacemos todos de la misma manera, crecemos, vivimos y morimos ¿Por qué no somos iguales? ¿Por qué no sentimos compasión por nosotros mismos? ¿Por qué no nos ayudamos? Por favor, que en la respuesta individual de cada uno no aparezca la palabra dinero.

Blogueros unidos por los derechos humanos

Amnistía Internacional ha hecho un llamamiento, para que hoy, 15 de mayo, todos los blogs del mundo dediquen un post a los derechos humanos. Y yo, como blóguer reciente, no voy a ser menos.

Muchos de mis post han sido y van a seguir siendo críticas a la violación de los derechos humanos, ocurran en mi casa, mi barrio, mi ciudad, mi país, o mi mundo. Amnistía Internacional daba una lista sobre violaciones de derechos, muchos de estos temas, ya los he tocado en post anteriores: China, Palestina, los inmigrantes, de refilón Guantánamo, el medioambiente, y ayer, los derechos de las mujeres.

Aún así, hay tantas violaciones diarias de las que podría hablar, de tantos y tantos temas, que elegir uno y ubicarlo en el día de hoy es complicado. Aunque creo haberlo encontrado.

Leo en El País que California ha dado un paso importante en la defensa de los derechos humanos de gays y lesbianas. California suele ir a la cabeza de los progresos en derechos de Estados Unidos. Hoy, la Corte Suprema ha declarado inconstitucional prohibir el matrimonio entre homosexuales. Y se merece un aplauso, un gran aplauso. Es un reconocimiento que espero algún día no muy lejano se extienda, ya no digo por el mundo, que ya sé que eso es imposible por el momento, pero sí por el mundo occidental.

El primer mundo no puede llenarse la boca defendiendo los derechos humanos y la democracia e intentar imponerlos por el mundo cuando existen ciudadanos de sus países que siguen siendo vulnerados y marginados por los propios gobiernos. Que los ciudadanos de un país no respeten los derechos de otros ciudadanos es un problema pero que puede arreglarse a través de la educación, pero que un gobierno no respete los derechos de sus ciudadanos es un crimen.

Ahora muchos me dirán pero si no está en la Constitución no es inconstitucional. Ya, pero yo no hablo de legalidad, yo hablo de respeto, de solidaridad, de creer que todos los seres humanos somos iguales, independientemente de nuestras creencias políticas o religiosas, nuestro genero o nuestra condición sexual.

Creo que lo importante entre el ser humano es el amor, da igual de que sexo se sea o a que sexo se ame, del mismo modo que es imprescindible en una sociedad que quiera llamarse de derecho que todos sus ciudadanos sean iguales ante la ley. Y sí, esto suelen decirlo todas las constituciones democráticas, por lo cual, si es inconstitucional que no haya dicha igualdad.

Yo, mayor de edad, tengo que tener el derecho de casarme con quien ame, siempre que este sea mayor de edad y lo haga voluntariamente. Lo demás, está demás. Aquí y en cualquier lugar del mundo.

La gravedad de las violaciones derechos en el mundo, hacen que la defensa de la libertad de gays y lesbianas, quede relegada a un segundo plano en la defensa de los derechos humanos.

Y este ha sido mi particular grito por sus derechos como ciudadanos. Es verdad que en el primer mundo son privilegiados, que en el mundo siguen siendo torturadas y asesinadas tantas personas por su condición sexual que es un tema alarmante. Pero eso no quita que el primer mundo siga dando ejemplo en este tema y sus ciudadanos exijan a los gobiernos que cumplan con una parte de la sociedad.

Que se castigue en las urnas a aquellos políticos que hablen de la homosexualidad como la mezcla, triste, de peras y manzanas. Que se sienta vergüenza cuando alguien vulnere estos derechos, igual que la sentimos ante todas las demás violaciones de derechos humanos.

Este post quiere ser un grito para recalcar que la violación de derechos como personas y ciudadanos es la violación de los derechos humanos. Que los homosexuales deben ser ante la ley, exactamente iguales a los heterosexuales, tanto en dus derechos políticos como sociales. Que el matrimonio homosexual no sea mofa política ni escándalo social y que el derechos de los niños sin familia esté por encima de los principios morales de una sociedad rancia y se prime su derecho a tener una, sea cual sea, con requisitos exigibles identicos a los requeridos para la adopción a parejas heterosexuales.

Que el paso de California, no quede mañana en el olvido. Espero que llegue un día, que las discusiones entorno al tema sean algo tan obsoleto como las historias de nuestras abuelas.

Post por el respeto a los derechos humanos de todos los humanos. Mi pequeña contribución a la revolución bloguera a favor de los Human Rights.