Haití, protagonista hoy, pero mañana ¿qué?

Hoy, una vez más, los efectos de un desastre natural se han unido a los efectos de la globalización para deshacer la vida de miles de personas.

Haití, un país con una historia plagada de dictaduras, corrupción, pobreza y revueltas ha sido sacudida por un terremoto.

Un país mutilado, con gobiernos fallidos y en los últimos puestos de la lista de los países pobres del planeta sufre un terremoto y el mundo observa durante dos días cómo han perdido lo poco que tenían.

Durante una semana todos sabremos donde está Haití, cual es su capital, sabremos cómo era y como ha quedado  el Palacio presidencial, o su Catedral.

Pero, luego lo olvidaremos cómo hemos olvidado la capital de Indonesia, cuál era su principal edificio o cómo se llamaban las playas más afectadas del tsunami de hace unos años.

Son las dos caras de la globalización, lo bueno o lo malo.

Gracias a la globalización, en unas horas los países con recursos ya habían comenzado a actuar. Pero no sólo los Gobiernos, los ciudadanos conocían lo sucedido, podían poner su granito de arena, ya sea destinando recursos o desde organizaciones de ayuda. Al mediodía ya había ONG’s y bomberos volando hacia el país caribeño.

Pero es la globalización, sus efectos brutales del libre comercio, de movimiento de capitales y empresas pero no de trabajadores, la que ha convertido un terremoto en un arma de destrucción masiva para todo un país.

Sólo es una reflexión. Así de triste pero dentro de un mes, Haití será olvidado, muchos ni se acordarán de que un día fue noticia.

Los debates sobre la globalización son muchos, pero deben ir unidos sobre la responsabilidad del ser humano y su conciencia.

¿A nadie le remueve su conciencia?

Anuncios

3 Respuestas a “Haití, protagonista hoy, pero mañana ¿qué?

  1. La madre Naturaleza
    es a veces mala madre
    cuando sacude con fuerza
    haciendo un daño tan grande;
    más a los que la pobreza
    les hace vivir con hambre,
    haciendo que sus viviendas
    no superen este lance
    cuando bajo ellos la tierra
    sin avisarles se abre.

    No eran siquiera las cinco,
    de la tarde de este martes,
    cuando de pronto el seísmo
    sorprendió de modo grave.
    Tras un sórdido ruido
    la tierra madre se abre.
    No cesan de oírse gritos,
    hay madres que pierden hijos,
    hijos que pierden sus madres,
    las casas se vuelven nichos,
    la muerte inunda las calles,
    todo abajo se ha venido,
    edificios destruidos
    incluídos hospitales,
    los atrapados y heridos
    esperando los rescates
    … hacía más de dos siglos
    que un terremoto tan grande,
    que un seísmo tan dañino,
    no era tan fiero y salvaje.

    Lo primero que me asalta
    en esta desolación
    es por qué la tierra paga
    con este gesto traidor
    a los que más la trabajan,
    a los pobres, que ellos son
    quien más de cerca la tratan
    trabajando sol a sol;
    ellos, con frágiles casas
    que construyen con sudor,
    ellos, que no tienen nada
    pierden más con la agresión
    y quedan más en la nada
    pero con mayor dolor.

    Oh, Madre Naturaleza,
    no lances con tanta fuerza
    tu furia en forma de piedras
    sobre familias enteras;
    no dejes más que la tierra
    se quiebre de tal manera
    bajo los que la pobreza
    tienen de fiel compañera.

  2. Pingback: Haití, protagonista hoy, pero mañana ¿qué?

  3. Niña, nos hemos leído el pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s