La cultura al lado de la memoria histórica

Me reconcome la cabeza el tema de la memoria histórica. Ya sé que es un tema recurrente en mis post pero, de veras, no puedo evitarlo. Es una espina clavada en el corazón de España, en la España de todos, aunque muchos no quieran reconocerlo.

Este fin de semana ha tenido lugar un mágico homenaje, en el que personalidades de la música y de la cultura, de ayer, de hoy y mañana han brindado un bello homenaje a los represaliados del franquismo.

Estuvieron muchos grandes de la música: Víctor Manuel, Ana Belén, Miguel Ríos, Aute,… También grandes actores de nuestro país: Pilar Bardem, Nuria Espert o Álvaro de Luna y nuevas caras como Fran Perea. Y por supuesto, los grandes de la literatura: José Saramago, Vicente Molina Foix, José Luis Sampedro o Manuel Rivas.

Vamos, la cultura es la única que se acuerda de aquellos que lucharon por mantener una España que nos hubiese llevado a otra historia diferente de la actual, una historia más democrática, más justa y donde las mujeres votaban. Ahora me dirán, pero nada respetuosa con la iglesia… Y el argumento para rebatir eso es histórico: era algo que pasó como fenómeno de rebeldía por el poder constante de la Iglesia Católica en España. Con el asentamiento de la II República, que no dejaron que llegase, hubiésemos superado esa fase y la Iglesia hubiese ocupado el lugar que le corresponde (ni más ni menos) en la sociedad.

Por desgracia eso no ocurrió y mentar a las víctimas de franquismo sigue estando mal mirado. Los actos de homenaje son cuatro y siempre vienen hechos de los mismos sectores de la sociedad. De esos músicos, actores o escritores que se enfrentan a la derecha constantemente, que defienden principios frente al Gobierno y reclaman cosas que el resto callamos. La cultura es parte activa de la sociedad. Muchos de sus representantes son miembros activos de la sociedad que se mueve, que reclama, que grita en defensa de la libertad y de lo social.

Cuando en España se huele a indiferencia, cuando el Gobierno actúa en consecuencia a los intereses de sus votantes (que demuestran poco lo que les importa lo que ocurre a su alrededor), aún quedan sectores vivos, y sectores que mueven masas, que son capaces de convencer como los actores, los músicos, los escritores… Menos mal que existen todavía estas conciencias.

Por el lado contrario: el Gobierno, los grandes políticos. Los actos de homenaje son pocos y poco mediatizados. El “que no se entere nadie” es la política a seguir y encima, en los que se dan tenemos a Bono con gesto serio impidiendo que se luzca la bandera república en el Congreso por no ser la legal. Yo entiendo el respeto a la corona, pero qué menos que permitirles un mínimo de protesta por el abandono, que mínimo que una bandera republicana que nos saque los colores…

La vergüenza que siente cierta izquierda por callar lo incallable es lo que hace que no puedan soportar mirar una bandera republicana. Mirar a otro lado siempre ha funcionado en nuestro país, también a la bandera del primer sistema democrático de España.

Gracias, muchas gracias a los que siguen homenajeando y haciendo de forma privada lo que la sociedad debería hacer de forma pública y conjunta. Gracias siempre a los mismos. Gracias a músicos, actores y escritores por seguir teniendo la conciencia encendida.

Anuncios

7 Respuestas a “La cultura al lado de la memoria histórica

  1. Una cosa me parece significativa, quiza peligrosa, y es la edad de los participantes. las nuevas levas de la cultura celtibera no se ven. Para empezar me parece que van ganando la partida Bono y cia, la esperanza es que haya muchos post como este.

  2. Ojala Aharon, y sobre todo que los que escriban tengan menos de 35 años. Eso también será un paso.

  3. Julio Lleonart i Crespo

    Sara Mago, esa gran escritora según Espe Aguirre cuando era ministra de cultura… En fin. Yo coincido con Yuri en que la actual Ley para la memoria histórica es una patochada tal y como está planteada, un “lavado” de cara, una forma de quedar bien. Pero es poco efectiva y encima tienen pocas ganas de que lo sea.

  4. Visito tu bitácora por primera vez y me agrada lo que leo. En cuanto al incidente del flamante presidente de las Cortes, José Bono, con un anciano republicano represaliado por el franquismo, que desplegó un abandera republicana, muestra un par de cosas. Una, que Bono es un ignorante, puesto que ondear una bandera republicana no es ninguna ilegalidad y no hacía falta ningún discurso vibrante de exaltación de la legalidad. Y dos, que tal vez debería estar en otro partido más patriotero, aunque el PSOE no es que sea una perita en dulce precisamente, como demuestran su actitud y actuación durante la aprobación de la ley de memoria histórica que (disiento de Julio Lleonart) que es mejor que se haya aprobado que no, aunque esté llena de agujeros. Los avances a menudo son sólo paso a paso, y eso es mejor que enada. Si yo, por ejemplo, ya no puedo andar una docena de horas seguidas para llegar a tal lugar en un tiempo propuesto, por razones biológicas obvias, no por eso dejaré de andar hacia ese destino, aunque sea de cinco en cinco horas.
    De todas formas, respecto al partido del Gobierno, debo decir que se repiten como el ajo o la morcilla malagueña, porque después de hacer algo los primerísimos años de poder político, se desinflan poco a poco (o inlcuso velozmente) hasta hacer suyas buena parte de las propuestas de la derecha con la estupida y falaz idea de que así ganarán votos.
    Salud a todas y todos.

  5. Efectivamente. Es una Ley que resulta papel mojado, letra muerta, porque no incide en el reconocimiento de la gente que sufrió, sigue viva y que sigue sufriendo. Más que de “Memoria Histórica”, es de “Olvido histórico”.

  6. Xavier me alegra tu visita y espero que sea la primera de otras muchas. Aunque coincido contigo plenamente y es verdad que andar un paso es mejor que quedarse quieto, también coincido con Julio y Yuri en que la ley actual es papel mojado y que no ha servido para lo que debería.
    Es verdad que algo es algo pero creo que limitarnos a eso es un error. Hacer cosas a medias para contentar a todos es peligrosísimo porque no contentas a nadie.
    Debería haber una presión social más fuerte pero parece no importarle a nadie. Una pena.
    Xavier, espero que te pases de vez en cuando por aqui.
    Un besote

  7. Recordar la historia siempre esta bien… el problema es cuando se politiza.
    Cuando la historia se contamina con la política suele perder bastante rigor, creo que nunca deberían ir de la mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s