Lo bueno y lo malo de Hillary y Obama

El viaje de hoy cruza el Atlántico y se fija en lo que medio mundo se fija: las elecciones del gigante. Si, evidentemente, hoy el debate es si Clinton u Obama. Digo entre ellos, porque por supuesto, sólo tengo ojos para los demócratas estadounidenses. Los repúblicanos son todos iguales a mis ojos, no comparto nada de su forma de ver el mundo, de comprenderlo, de aceptarlo.

No es que los demócratas sean mucho mejor. Parto que son similares a la derecha española, pero claro, son la única “izquierda” posible en el rey del mundo. Los demócratas, aunque no acepte su política liberal y su superioridad a la hora de mirar al resto del mundo, son mil veces más aceptables que cualquier presidente republicano, que cualquier Bush de pacotilla.

Hoy, bueno, hoy no, es ya desde hace meses, mi dilema era si Obama o Clinton. Ambos tienen cosas que me gustan. Bueno, ahora y para que no se me critique a lo largo del artículo, cuestiono lo de que me gustan. No quiero que nadie me diga “¡ah! tanto criticar al mundo y luego apoyas a los demócratas yanquis” “¡anda pero si defiendes a los demócratas!” Sé que no tengo que justificarme, pero no me cuesta hacerlo, aunque que no sirva de precedente. Como he señalado en el párrafo anterior, mi defensa a los demócratas estadounidenses parte de que analizando al pueblo de ese inmenso país y su cultura y costumbres, son la única opción política con cierta tendencia a fijarse en términos que se acercan a la preocupación social, el progresismo, etc. Y, aunque para mí, serían inaceptables en España, son pertinentes en Estados Unidos y espero que ganen en las elecciones de noviembre. De verdad, por el bien del mundo, eso espero.

A lo que iba. Tanto Obama como Clinton tienen cosas que me gustan y que no me gustan. Hillary tiene de positivo, primero, su condición de mujer. Sería un paso para la igualdad de la mujer que el presidente del país, que por desgracia, dirige el mundo, fuera una mujer. Eso, un comentario sin más, por su condición, simplemente. En el terreno político, Clinton tiene una visión más progresista del mundo, más avanzado en cuestiones morales, no es tan purista como Obama. Está más a favor de los derechos de los diferentes, de los homosexuales, de las familias monoparentales, etc… Esta visión menos conservadora puede servir para dar un paso adelante en la moral del pueblo estadounidense. Estados Unidos tiene una doble moral, un doble rasero que imponen a su forma de vivir y entender la vida. Creo que con Hillary en el poder, ese puritanismo rococó puede disminuir y hacer avanzar a una sociedad anclada en valores del pasado. Esto , además, ayudará a un cambio de la política exterior, basada en otros principios y no en los falsos pretextos moralistas que nos venden ahora. Eso sí, recordemos que gane quien gane, no van a dejar de ser yanquis.

¿Qué tiene de malo? Pues su política social inexistente. Estados Unidos seguirá viviendo en un liberalismo excervado. Tiene una parte pésima para esos 80 millones de ciudadanos que viven por debajo del umbral de la pobreza en la primera potencia mundial.

Por el otro lado está Obama, y es precisamente, el lado opuesto a Clinton. Es hombre, pero negro (no voy a decir de color, porque es un eufemismo que odio, es negro y punto y para mi es tan normal y tan digno como ser blanco, mujer, niño, o padre, simplemente, es una condición más). Aunque lo de hombre no aporta nada, es como siempre, hombres que gobiernan el mundo, lo de negro es positivo. Ya era hora que se superen los prejuicios. En una sociedad con un alto indice de población negra, lo curioso era que aún no hubiese habido ningún presidente negro. Era uno de los elementos clave que indicaban que esa integración de la población negra tan brillante de la que siempre ha presumido Estados Unidos era mentira. Seguirá siendo mentira aunque gane Obama, pero será un paso adelante.

Pero bueno, eso también es por su condición humana, no por su política. Es curioso que lo que me gusta de Hillary sea lo que me repele de Obama, y lo que me gusta de Obama sea lo que más deteste de Hillary.

Obama es un tipo que describe muy bien al ciudadano medio estadounidense. Es religioso, defensor de la familia tradicional, vamos, es un conservador. No se le ha oído palabras fuera de tono, siempre respetuoso y lo contrario al progresismo ideológico.

Pero tiene una parte social encomiable. Defiende la seguirdad social y las ayudas para los más desfavorecidos, quiere aumentar los servicios educativos y la asistencia social. Y esto es suficiente como para que yo, que veo el mundo de culo, lo apoye. Creo que a pesar de ese conservadurismo en la vida privada, que tanto aborrezco, que huyo de él en mi vida cotidiana, merece la pena que gane. Un político que apueste por un sistema de bienestar, aunque no pueda ser comparado ni tan siquiera con el estado europeo con el peor Estado de Bienestar, merece su oportunidad. Creo que si Estados Unidos mejora socialemente a nivel interno, también puede apoyar una mejora social a nivel mundial.

Ojala Obama apueste, aunque no sea por solidaridad, sino por esa caridad cristiana que tanto odio, por una mejora de las condiciones de los más desfavorecidos, que apueste por una política de ayuda contra la pobreza.

Sé que el mundo no va a cambiar gane quien gane, sé que Estados Unidos tiene una política internacional imparable que destroza todo lo que toca. Puede que me acusen de antiestadounidense, pero no es verdad. Soy contraria a los ataques irracionales al resto de los seres humanos, de la imposición de valores, de los dobles raseros, de las presunciones de cualquier tipo. Si Estados Unidos dejará de actuar así, yo no tendría nada contra este país. Pero su actuación me espanta continuamente y por lo tanto la critico sin remilgos. Ya veis que también critico a Europa, a España, a mi misma, vamos, critico todo lo que no me gusta.

Pero, haga lo que haga Estados Unidos diariamente, espero que esta vez su población no me decepcione y desmuestre su desaprovación a la política republicana. La victoria de Bush en 2004 me cayó como un mazazo.

Espero que gane Obama y haga reducir, aunque sea, la desigualdad interna y que ese inmenso número de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza en la primera potencial mundial disminuya y que tantos y tantos miles de trabajadores tengan una mínima asistencia social y una educación pública de mayor calidad.

Si gana Hillary, también me alegraré, aunque sea por su condición de mujer y por su progresismo. Cualquier demócrata será mil veces mejor que el mejor de los republicanos.

Estaré atenta.

Anuncios

6 Respuestas a “Lo bueno y lo malo de Hillary y Obama

  1. Tu comentario es sexista (Hillary es buena por ser mujer), es racista (Obama es bueno por ser negro) y xenófobo (“siempre serán yanquis”).

    Y eso de que Hill no tiene política social no es verdad: si vas a FactCheck (una web que analiza la veracidad de las promesas de los políticos), verás que el plan sanitario de Clinton cubre a más americanos que el de Obama.

    Por otra parte, gane quien gane, espero que sea un demócrata, aunque me temo que McCain cada vez tiene más papeletas.

  2. Cuando he escrito lo que he escrito sabía que me iban a criticar, por lo cual acepto las críticas, aunque voy a contestarte Holloway.

    Lo primero, ni soy sexista ni racista, he justificado porque es bueno que una sea mujer y otro negro. No son buenos por el hecho de serlo, si no que es bueno que por primera vez una mujer y un negro opten a la presidencia de Estados Unidos.

    Lo de xenofoba ni mucho menos, simplemente creo que los estadounidenses, y admito que esta mal generalizar, tienen una concreta forma de ver el mundo que yo no comparto. Decir que “siempre serán yanquis” es como decir que “nosotros siempre seremos españoles”, es decir, siempre tendremos una forma de actuar y de pensar que nos definirá como pueblo, sólo es eso. Si quieres verlo más allá es cosa tuya.

    He razonado mis argumentos y puedo entender que te convenzan o no, pero de ahí, a manipular la intención del texto va un trecho.

    En cuanto a lo de FactCheck ya la conocía y yo no estoy de acuerdo con que el plan sanitario de Hillary cubra a más personas. Y luego, la política social no sólo es política sanitaria.

    Puedo entender que entre los demócratas haya dudas. A mi misma me costó decidir por quien apostaba. He primado una cosa por la otra pero dejo claro que ambos tienen cosas que no me gustan. La mezcla de las cosas positivas de ambos serían la mejor combinación, pero eso no es posible.

    Con respecto a McCain, ojala te equivoques, pero eso no se sabrá hasta noviembre.

    Oye, Halloway, aunque me duelan este tipo de descalificaciones, te animo a que sigas escribiendo ya que siempre anima el debate la confrontación de opiniones diferentes.

  3. Primero, por qué ser mujer es un plus? Segundo, quién es el Gobierno o tú para cambiar la moral de nadie o determinar qué ideas son del pasado? La moral es de los inviduos, familias y comunidades, no de los estados, gobiernos y naciones. Y si vives o has vivido en EEUU debes saber que es un país-continente muy diverso.

    “Cualquier demócrata será mil veces mejor que el mejor de los republicanos” Esto lo dice todo. Que se vaya a la porra la mitad del país. O mejor, que les prohíban votar.

    Por cierto, Bush está en un 25% de popularidad y McCain en un 60%. Otra diferencia de EEUU con Europa, muy especialmente con España, es que los partidos políticos no son bloques monolíticos con un liderazgo fuertemente centralizado.

  4. Me gusta lo que escribes y como lo escribes, solo .. eso 🙂

  5. @Holloway
    No quisiera salirte al paso de alguna forma que pueda resultarte brusca, pero… definitivamente “considero” que estás en un error.
    El comentario no es para nada sexista ni racista, lo suelen ser “otros” (ya sean estadounidenses o una gran parte del mundo entero), por eso resulta favorable que los canditatos tengan posibilidades intrínsecas de romper esquemas, ir contra la corriente.
    En cuanto a xenofobia… mmm… deberíamos prestar atención a Michael Moore e indagar si es xenófobo consigo mismo. No soy un fanático admirador de Michael Moore, considero que no es (como suele pasar con todos) perfecto. Pero CIERTAMENTE es alguien que de cuando en cuando nos ofrece otra perspectiva, una óptica adversa a la que se suele recibir de los medios. Es alguien que continuamente invita a la reflexión, al cuestionamiento, al debate interior. Es alguien que se preocupa por aportar su grano de arena (a mi consideración) desde la misma perspectiva que este blog: un mundo al revés que no significa virarlo todo de cabeza, sino marcar la diferencia, contribuir con el cambio para mejor.

    @ainhoavu
    Lamentablemente poco importa quién presida en los EUA… Ya estuvo un Clinton y para él hubo antídoto cuando fue necesario. También en Sicko (de Michael Moore) se puede apreciar/cuestionar si a Hillary también le fue suministrado un antídoto en su debido momento.
    La historia de EUA me gusta más contada por ellos, digamos por ejemplo a través del cine. Wag de Dog (comercializada en español como La Cortina de Humo) invita a reflexionar cuánto puede importar que se trate de uno u otro presidente, satirizan el poder de toma de desiciones del presidente de los EUA reduciéndolo a la mera imposición del color del gato que será utilizado en una alteración de la información a través de los medios. ¿Extremadamente absurdo? ¿Por qué?
    Luther King, Jhon F. Kennedy, Bobby Kennedy, Bill Clinton… ¿No les suena trillado?
    Elvis Presley, John Lennon… ¿Coincidencias?
    No hay que apoyar ninguna teoría de conspiración para ser capaz de asimilar/reconocer que cuando alguien se interpone en el camino de intereses mayores siempre existe la forma de hacerlos a un lado del camino. Unas veces será con plomo, otras veces desmoralización y aún les creo mucho más creativos.

    @Xavier
    Considero que tiene buenas posibilidades de ser un “plus” el hecho de que alguien pertenezca a un sector que alguna vez fue (o continúa siendo) discriminado, pues aunque ya no se le discrimine, siempre quedan secuelas.
    Por supuesto que nada sería una garantía, pues “el poder corrompe” y cualquier ser humano rápidamente olvida sus penas pasadas y se deja arrastras por otros intereses.
    No obstante, veamos también que pertenecer a un sector demográfico afectado puede resultar adverso, pues se corre el riesgo de caer en extremismos. Eva Perón era mujer, no presidenta pero llevaba riendas en algunos asuntos… ¿y? bueno sí, algo de positivo hubo en el asunto, pero no una causa pura (¿qué sería una causa pura?). Digamos que históricamente cuando un poder cae y otro toma su lugar ocurre… lo MISMO de SIEMPRE: extremismos, radicalismos, cacerías de brujas…
    Pero en este caso no estamos hablando de revoluciones/derrocamientos/dictaduras sino de un cambio en la presidencia, que puede o no convenir a los intereses de los capitales. El poder económico, legislativo y ejecutivo siempre convergerán a un concenso y hasta no alcanzar dicho equilibrio habrá pugna. ¿En qué momento intervienen las masas, el proletariado, los damnificados/pobres/discriminados? Al parecer no toman parte en el asunto. ¿Democracia?! Bueno sí, la mayoría podría decidir, de eso no cabe duda, pero… ¿decidirán siempre lo que resulta mejor para ellos? ¿En qué podrían basarse? Puede que sean analfabetos/incultos/subdesarrollados o cualquier cosa que les impida adquirir un poco de visión respecto a sus propios asuntos. Oh, la ignorancia de los pueblos…
    Pero las mayorías pueden estar bien informadas. Para existe un cuarto poder. Serán los medios quienes le “inyecten” la visión “correcta” que han de tener sobre cuáles son sus problemas y cómo resolverlos.
    Es entonces cuando se necesitan comunicadores conscientes de su alcance, del cambio que pueden representar en terceros.

    @Xavier
    En cuanto a diversidad, ciertamente es África un continente muy diverso. Tanto así que hasta tiene países desarrollados. ¿Se percibe? Acabo de generalizar que África no es un continente desarrollado.
    A pesar de su diversidad, se puede encontrar denominador común (o mayoritario) en ciertos continentes, ¿no?

    @Xavier
    “Cualquier demócrata será mil veces mejor que el mejor de los republicanos”
    Respecto a esta frase… bueno… sería demasiado extenso. Si se toma literalmente… sí, resulta desmedida.
    En cuanto a porcentajes en elecciones… me tiene sin cuidado. ¿Quiénes votan? (no quiénes tiene derecho, sino quiénes lo ejercen) ¿Por qué votan? ¿Cumple su objetivo el sistema electoral vigente? ¿Puede uno considerar que su voto marca la diferencia? ¿Está la población atemorizada? Es probable, dado que caen aviones del cielo.

    @ainhoavu
    En mi opinión, siempre que se ha aportado un cambio positivo y duradero ha sido consecuencia de algo radical. Lamentablemente lo radical viene acompañado de perjuicios colaterales.
    El Ché quiso un “hombre nuevo”, radicalmente dio el ejemplo y por algún tiempo funcionó en muchos aspectos. Tomemos por ejemplo al Ché durante los años tempranos de la revolución en Cuba. No era un hombre cambiando el mundo a punta de fusil, sino de ejemplo. Líder del pueblo frente al trabajo ¿cómo? entregándose, haciéndolo él mismo, luego otros le siguieron. Pero ése fue el momento radical, tal vez más o menos el que tenía que ser. Pero no por siempre puede uno vivir entregado a las masas, pues la familia es el núcleo donde se forjan los nuevos hombres y mujeres. No siempre se puede vivir radicalmente.

    Me agrada mucho la idea de que quieras comunicarle al mundo tu grano de arena.

  6. Zeitgeist, un documental que está en Google video, más fácil no se os puede dar. Para abrir un poco los ojicos. Con sus defectos pero muy recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s